martes, 15 de octubre de 2013

Más allá de sus ojos.

Ella le miraba fijamente mientras él bebía despreocupado. No se percataba del poder que en ella ejercía. La locura más hermosa que jamás nadie haya vivido. Nadie sabía de aquello. Lograba alcanzar cada centímetro de él con sus ojos. Lo observaba sigilosa, como si su vida dependiese de ello. Su corazón se aceleraba, sentía miedo del propio sentir. Hechizada por el perfume que envolvía aquel ser. Por esos gruesos labios color café. Se sentía desnuda delante de un desconocido que ella creía conocer muy bien.
Él, terminó su copa y se levantó. Y, mientras veía como se alejaba, algo en ella murió. El dolor de no saber si volvería a verlo. El desconocimiento más allá de lo visual de un desconocido.

Se llenaba el alma de él, cada día con su presencia. A lo lejos, en el mismo bar, en el mismo sitio, a la misma hora.



N.

No hay comentarios:

Publicar un comentario